Follow by Email

lunes, 22 de octubre de 2012

Historia, historiadores, libros (4)

SOBRE LA LUCHA LIBERTARIA DE LA ESCLAVA AGRIPINA DE PONCE (Sinopsis)


 

El Dr. Carmelo Rosario Natal ha presentado al público su conferencia "¡Soy libre! El grito de Agripina, la esclava rebelde de Ponce", en varias ocasiones. Se trata del producto de sus investigaciones documentales en el Archivo Histórico Municipal de Ponce y en otras fuentes. El trabajo será publicado próximamente como parte de un libro de ensayos titulado "Mujeres luchadoras".

En este escrito el investigador va informando al lector el procedimiento que siguió en su búsqueda de los pormenores del caso, único hasta la fecha en la historiografía puertorriqueña, de la esclava ponceña Juana Agripina, quien libró una extraordinaria batalla personal por obtener su libertad, a mediados de la década de los años sesenta del siglo XIX. La esclava reclamaba a través del Síndico Procurador de Esclavos de la villa que era libre porque se le había expedido en un momento determinado una carta de libertad y porque habiendo estado con su ama en países donde no existía la esclavitud, ella era libre, según estipulaba la ley. El expediente específico del caso de Juana Agripina contiene mucha información, pero también tiene muchas lagunas, contradicciones y preguntas que no se contestan.

Lo novedoso del procedimiento del Dr. Rosario Natal consiste en que, además de repasar y releer muchas veces dicho expediente, examinó cuidadosamente numerosos documentos adicionales para complementar en lo posible la carpeta de Agripina en sí. Estos fueron censos de población, censos de esclavos en la villa, censos de esclavos en cada barrio y el Registro General de Esclavos de 1872. Complementan el ensayo referencias documentales a las leyes y reglamentos de esclavos de la época y el uso cuidadoso de lo mejor de la bibliografía disponible.

Agripina pierde el caso al nivel jurídico. Le declaran sin lugar sus planteamientos. No obstante, la documentación que conduce a estos resultados revela una personalidad luchadora, persistente y de mucho arrojo. Grita a los cuatro vientos que es libre, se fuga varias veces, vuelva a proclamar que es libre y hasta camina veintidos kilómetros desde Guayanilla hasta Ponce cargando, escondidas bajo su ropa, las cadenas con que la habían castigado por sus atrevimientos. Va a tener a la alcaldía, donde reitera iracunda que es libre, y hasta profiere insultos delante de la gente a sus amos esclavistas que ya no saben qué hacer con ella. Se trata de parte de la historia real y vívida de sus luchas, detrás de la estructura legal que la había derrotado rápidamente.

El resto del esfuerzo del Dr. Rosario Natal se emplea en intentos por localizar a Agripina documentalmente hacia la víspera de la abolición, después de sus vehementes luchas fallidas de los años sesenta. No aparece explícitamente por su nombre en los muchos censos consultados de los años setenta, pero el autor somete una hipótesis plausible en torno a su posible paradero.

¿Qué fue, en última instancia, de Agripina durante y después del momento de la abolición? No lo sabemos con certeza. El final de esta historia es uno abierto, y deja tanto retos investigativos nuevos como tentaciones para la creación literaria. Pero la búsqueda del rastro de Agripina, entre lo que se ha encontrado, y pese a lo que falta por encontrar, le ha provisto al investigador los elementos básicos para entender mejor este capítulo importante con el que habría que contar cuando se escriba la historia general de las luchas de la mujer puertorriqueña por su libertad.


 


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario